Vivir con vértigo o vivir mejor

En el oído interno tenemos sensores especiales que proporcionan al cerebro información sobre los cambios en el movimiento de la cabeza y nos permiten mantener un buen equilibrio y una visión clara. Cuando estos sensores no funcionan de forma adecuada, el paciente puede sentir mareo, vértigo, desequilibrio, alteraciones de la audición, náuseas, fatiga, ansiedad, problemas de concentración. Estos síntomas pueden afectar profundamente a una persona en el día a día de su funcionamiento,  en su desempeño en el trabajo, las relaciones sociales y sobretodo en la calidad de vida.

A menudo escuchamos que un paciente con vértigo ya tiene que aprender a vivir así sin embargo, actualmente gracias a los avances en la medicina y en la tecnología se pueden ofrecer más opciones de tratamiento para que los pacientes vivan mejor.

Acérquese a nosotros y recupere su ritmo de vida.